El mejoramiento por resistencia de la remolacha azucarera siempre requiere un nuevo as en la manga

14 de diciembre de 2017; tiempo de lectura: 4 minutos

La pequeña ciudad francesa de Pithiviers, al sur de París, es muy conocida por los productores de remolacha azucarera. En esta región, se encuentran muchas variantes especialmente agresivas del virus que desencadena la temida enfermedad de la remolacha azucarera llamada rizomanía. Al mismo tiempo, la zona es un buen lugar para probar nuevas resistencias a los organismos dañinos. KWS también ha arrendado varios campos de prueba cercanos con este propósito. Pero antes de que las nuevas plantas puedan demostrar su valía en este difícil terreno, los mejoradores de resistencia de alrededor de Werner Beyer tienen mucho que hacer.

Análisis de la presencia de rizomanía en el invernadero: Britta Ahlswede y Werner Beyer evalúan las líneas de mejoramiento en el suelo infectado por rizomanía.

Análisis de la presencia de rizomanía en el invernadero: Britta Ahlswede y Werner Beyer evalúan las líneas de mejoramiento en el suelo infectado por rizomanía.

Un paraíso para los organismos patógenos

La razón: La remolacha azucarera es un verdadero paraíso para los organismos dañinos: En todas las etapas del desarrollo, desde la siembra hasta la cosecha, la raíz rica en azúcares ofrece alimento abundante a los hongos, virus, nematodos e insectos. Como consecuencia, los mejoradores de resistencia están hasta arriba de trabajo para mantener protegidas de las infestaciones a las semillas y a las plantas resultantes. Por último, uno de los objetivos principales de KWS es proporcionar las mejores semillas de alto rendimiento a los agricultores. Las plantas deben permanecer saludables y resistentes durante todo el período de crecimiento, generalmente entre 180 y 220 días. "La protección vegetal, por ejemplo, en forma de plaguicidas aplicados mediante pildoración, y la resistencia natural de las plantas, se complementan de manera ideal", explica Beyer.

Fortaleza frente a los patógenos

La principal tarea del mejoramiento por resistencia es dotar de los genes de resistencia más importantes a las futuras variedades de KWS destinadas a cada una de las regiones de cultivo. Las variedades deberían ser capaces de protegerse tanto como sea posible de los patógenos o las plagas. Así, no se necesitan tantos plaguicidas. El mejoramiento por resistencia es particularmente importante en aquellas enfermedades para las cuales no se pueden tomar medidas químicas o biológicas de protección vegetal.

Un ejemplo, correspondiente posiblemente a la enfermedad más destacada de la remolacha azucarera en todo el mundo, es el virulento virus de la rizomanía de la remolacha. El "virus de la rizomanía de la remolacha" (BNYVV, por sus siglas en inglés) infecta plántulas jóvenes. El objetivo del virus no es matar a la remolacha, sino más bien multiplicarse como un parásito dentro de ella. Fue el mejoramiento por resistencia el que hizo posible que la remolacha azucarera se pudiera cultivar en zonas con una gran infestación, como Italia o el sur de Alemania, pero también California y muchas otras regiones. Actualmente, se necesitan variedades resistentes a la rizomanía en una gran extensión de la superficie global.

La evolución del virus avanza

La mayoría de las variedades de remolacha azucarera de hoy en día poseen genes de resistencia que las protegen de un ataque vírico y que solo permiten que el virus se reproduzca poco. La resistencia a la rizomanía es una de las características básicas de cada variedad de remolacha azucarera de KWS. Pero la evolución de los virus avanza de forma natural. Pueden modificar sus propiedades a través de mutaciones y luego volver a atacar las remolachas previamente resistentes. A este proceso se le llama superación de la resistencia o ruptura de la resistencia. De hecho, desde hace algunos años se conocen cepas de virus que pueden superar la resistencia Rz1 (Holly) de la remolacha azucarera y multiplicarse en plantas supuestamente resistentes. "Los campos en los Países Bajos se han visto especialmente afectados", explica Beyer.

El objetivo del mejoramiento: ser más rápido que los organismos patógenos

De todos modos, los mejoradores de resistencia de KWS ya tenían una alternativa cuando el virus venció al gen Rz1 por primera vez: Desde el año 2000, se han incorporado, de forma gradual, más propiedades de resistencia de la remolacha salvaje Beta maritima a la reserva de genes de KWS. En algunos mercados, esto se comercializa en combinación con Rz1 bajo el nombre "RZ2.0" y ofrece una protección particularmente buena contra la infestación grave por rizomanía.

"Es importante que los mejoradores no intenten hacer aparecer por arte de magia una resistencia alternativa cuando se rompa una resistencia, sino que estén preparados para tal situación tan pronto como sea posible. Pueden pasar diez años o más hasta poder comercializar una variedad obtenida tras la incorporación por cruzamiento de una nueva fuente de resistencia", dice Beyer. Por lo tanto, los mejoradores están buscando fuentes alternativas de resistencia para proteger las defensas existentes. En definitiva, ayuda el hecho de que KWS, una empresa familiar de más de 160 años, sea económicamente independiente y capaz de pensar y actuar a nivel de décadas. Por consiguiente, los agricultores pueden confiar en que haya variedades bien adaptadas y resistentes en las próximas décadas.

El mejoramiento vegetal bajo la presión del tiempo

Sin embargo, la superación también de las nuevas resistencias a menudo es solo una cuestión de tiempo. Algunas resistencias, como el gen Rz1 contra la rizomanía, se han mantenido durante muchos años y la propagación de cepas resistentes del virus es muy lenta. En los hongos, que suelen multiplicarse con rapidez y de forma considerable y producen varias generaciones por año, el proceso puede ser muy rápido y, con frecuencia, tardar solo unos pocos años. El factor temporal también interviene de manera relevante en la competencia con las otras empresas de mejoramiento vegetal. Cuanto más rápido y eficiente sea KWS en obtener una nueva resistencia, más pueden beneficiarse los agricultores de productos nuevos e innovadores.

¿Dónde se pueden encontrar nuevas fuentes de resistencia?

Se conocen muy bien las fuentes de resistencia a muchas enfermedades. Además, frecuentemente los mejoradores hacen pruebas con banco de genes en remolachas silvestres en busca de nuevos genes de resistencia. Un proceso como este, en el que hay que establecer una nueva resistencia a nivel genético y analizar la descendencia, a veces lleva muchos años. En ocasiones, los genes de resistencia se encuentran en el material básico clásico, como la resistencia al oídio, a la roya de la remolacha o a muchos otros hongos dañinos.

Por encima de todo, el mejoramiento siempre implica trabajo en equipo: La acción conjunta de varios programas de mejoramiento y la combinación de diferentes resistencias dan lugar a las variedades que entran en el mercado. Todo esto hace que sea necesario que los expertos de KWS estén siempre atentos a las zonas con infestaciones graves para emplearlas como campos de prueba. Los arrendamientos de los campos experimentales alrededor de Pithiviers probablemente tendrán que prorrogarse varias veces.

Volver a la página principal de "World of Farming"

Su contacto

CONTACTO