Obtención de variedades de maíz eficientes en cuanto al aprovechamiento de los nutrientes: Buen rendimiento del maíz a pesar de menos fertilizante. ¿Cómo se consigue?

14 de diciembre de 2017; tiempo de lectura: 3 minutos

Alemania ha restringido la cantidad permitida de nitrógeno en muchos campos con la nueva Ordenanza sobre fertilizantes. En muchos lugares, solo pueden emplearse pequeñas cantidades de abono. No obstante, los agricultores quieren seguir generando buenos rendimientos, por ejemplo con el maíz. Para ayudarlos, KWS produce variedades de maíz que absorben el nitrógeno del suelo de una manera más eficiente y, por lo tanto, pueden crecer con menos nitrógeno. Esta es una de las contribuciones del fitomejoramiento a la agricultura sustentable.

Una de las razones para reestructurar el reglamento: desde la perspectiva de los legisladores, la concentración de nitratos en el agua subterránea suele ser demasiado alta. Las autoridades creen que la agricultura contribuye a ello. Si las plantas no absorben los nitratos, estos pueden disolverse e irse con la lluvia. Este es el caso, por ejemplo, de un abono excesivo o de abonar en el momento equivocado. Por lo tanto, en el futuro, la cantidad de nitrógeno debería ajustarse con la mayor precisión posible a las necesidades de las plantas, y mantenerse lo más baja posible. En otros países, esto es lo que dicta la legislación. Además, la Ordenanza sobre fertilizantes obliga a los agricultores alemanes a mantener un equilibrio nutricional preciso en sus campos.

Consecuencia útil de la variación genética

"Significa que aumentar al máximo el uso eficiente de nitrógeno por parte de las plantas desempeña una función aún más importante que antes", afirma el mejorador de maíz Thomas Presterl de KWS. Pero, ¿cómo se mantiene el rendimiento, si muchos campos recibirán menos nitrógeno en el futuro? "Por supuesto, ninguna planta puede sobrevivir sin una cierta cantidad de nitrógeno; es uno de los nutrientes más importantes para ellas", dice Presterl. "Pero en nuestros estudios de investigación se ha demostrado que algunas plantas de maíz absorben el nitrógeno de una forma más eficiente que otras. Este es el resultado de la variación genética natural", explica su compañero Roland Peter, también un experto en el mejoramiento del maíz en la empresa independiente de fitomejoramiento.

Como consecuencia, las variedades que aprovechan el nitrógeno con eficiencia muestran un mayor rendimiento con un aporte bajo de nitrógeno en comparación con otras variedades. Las variedades eficientes en cuanto a la absorción de nitrógeno siguen teniendo un rendimiento decente incluso en condiciones de deficiencia: "La planta debe usar el nitrógeno disponible en el suelo de la manera más eficiente posible desde el comienzo del crecimiento, antes de que se transfiera a capas más profundas o se libere en el aire. El requisito más importante es que el rendimiento de las variedades de maíz tratadas con poco abono no disminuya de forma drástica, sino que se mantenga elevado", explica Presterl. Garantizar el rendimiento es uno de los objetivos de mejoramiento prioritarios de KWS.

Los mejoradores e investigadores de KWS analizan estas plantas de maíz, explica Peter: "Por ejemplo, las cultivamos en campos con muy poco nitrógeno y observamos cuáles se adaptan mejor a estas condiciones". Una de las razones de esta mejor adaptación es el hecho de poseer un sistema radicular muy ramificado y denso, que hace que la planta tenga más puntos de contacto con el suelo y, por lo tanto, pueda absorber un poco más de nitrógeno, explica Presterl. Sus compañeros investigan la composición genética natural de las plantas. Resulta que la propiedad deseada de la eficiencia en el aprovechamiento del nitrógeno, aunque en muchos casos es hereditaria, no es el único determinante.

Una tarea a largo plazo

Además, la agricultura siempre es y forma parte de la naturaleza. Por lo tanto, las condiciones del campo difieren de un año a otro. Por supuesto, esto también se aplica a la absorción de nutrientes por parte del maíz y de todas las demás plantas. Se trata de una tarea a largo plazo: Obtener una nueva variedad lleva alrededor de diez años. No solo requiere conocimientos científicos especializados, sino también libertad e independencia empresarial. KWS ha tenido ambas cosas durante más de 160 años.

Hace varios años que la empresa participa en la obtención de maíz eficiente en cuanto al empleo del nitrógeno. Por consiguiente, muchas de las variedades actuales ya gozan de una buena absorción de los nutrientes, entre otras cosas, debido al buen sistema de raíces que tienen. Cuáles y cuántos factores hereditarios interactúan entre sí y de qué manera todavía no se conoce en detalle; esto requiere aún mucho trabajo de los investigadores de KWS. Para lograr este objetivo, la empresa invierte alrededor del 17 por ciento de sus ventas en investigación y desarrollo. La finalidad siempre es aumentar la diversidad genética de las plantas de cultivo para proporcionar a los agricultores las variedades de mejor calidad.

Volver a la página principal de "World of Farming"

Su contacto

CONTACTO