• KWS_mann_bei_pruefung_mais.jpg
    Áreas de negocio

Ámbitos empresariales de KWS

El negocio operativo del Grupo KWS está organizado en tres áreas de productos: maíz, remolacha azucarera y cereales.

Las unidades de negocio están respaldadas por la investigación y el desarrollo, así como por las funciones administrativas. Gracias a una estructura integrada, las diferentes áreas están muy relacionadas entre sí.

La independencia empresarial de las unidades de negocio garantiza que el Grupo KWS pueda adaptarse de una forma más flexible a distintas condiciones e implementar ventajas competitivas con rapidez.

Esto nos permite centrarnos en los mercados, clientes y productos de cada área y, al mismo tiempo, crear sinergias en investigación y mejoramiento vegetal.

Lo que hacemos.

Nuestra cadena de valor abarca el desarrollo de variedades, la propagación y producción de estas variedades y la comercialización y distribución a agricultores de todo el mundo.

kws_grafik_geschaeftsfelder_2.png

Las áreas de remolacha azucarera, maíz y cereales son los pilares del grupo KWS.

  • La unidad de negocio de la remolacha azucarera se compone de los grupos de productos remolacha azucarera, remolacha forrajera y remolacha para uso energético.
  • El segmento del maíz incluye el maíz, la colza, el girasol, el sorgo, el mijo y los cultivos herbáceos.
  • El segmento de los cereales incluye el trigo, el centeno, el centeno híbrido, la cebada de invierno, la cebada de primavera, los cultivos de aceite y los herbáceos y las semillas ecológicas.

  • Las personas en KWS

    El éxito de los agricultores es, y siempre ha sido, nuestra prioridad. Su éxito es nuestro éxito. Es el objetivo principal de nuestras actividades.

    Rüdiger Strohm, Jefe de Estrategia global
    kws_ruediger_strohm.jpeg

Las semillas desde el desarrollo hasta la distribución, pasando por el mejoramiento

El objetivo de nuestro trabajo de mejoramiento es ofrecer a cada agricultor, independientemente de si utiliza cultivos convencionales o ecológicos, variedades y soluciones dirigidas a sus necesidades. Esta es la base de una agricultura eficiente, productiva y sostenible.

La propagación de las semillas en unas condiciones climáticas adecuadas es tan importante como la preparación técnica con los criterios de calidad y logística más rigurosos, lo que garantiza una entrega inalterada y puntual.

kws__reas_de_negocio_1.png

Planificación de ventas y crecimiento
La producción comienza con la planificación de las ventas y la propagación. Durante el proceso, se calcula el potencial de crecimiento de cada variedad en los mercados para determinar los requisitos de producción. La planificación empieza hasta tres años antes de que las semillas se vendan a los agricultores: las plantas necesitan tiempo para crecer.

Propagación y producción agrícola
Para garantizar una calidad excepcional de las semillas, es importante que cada cultivo cumpla unos requisitos estrictos y específicos. Entre ellos se incluyen, por ejemplo, los controles de separación entre zonas de propagación de distintas variedades de un cultivo. Estas distancias mínimas tienen el objetivo de evitar la entrada de propiedades varietales no deseadas a través del polen de otras poblaciones. Durante el tiempo que pasan en el campo, los especialistas supervisan las poblaciones. La propagación se completa con la cosecha.

Maduración y fertilización
La floración es el núcleo del mejoramiento vegetal. Es aquí donde comienza el proceso de cruzamiento. Las flores deben polinizarse para producir semillas o frutos. Sin polinización, no puede haber fertilización ni tampoco semillas. La polinización es esencial para la producción de semillas.

Preparación
La materia prima se procesa después de la cosecha. Se limpia, se seca con cautela y se clasifica por tamaño (calibrado). Todos los procesos están diseñados para que las semillas sean tratadas con cuidado, de modo que la plántula permanezca protegida y se garantice una germinación óptima.

Los procesos técnicos se basan en la naturaleza y el tamaño de las semillas de los diferentes cultivos. El maíz se cosecha en forma de mazorcas y solo se extrae de la mazorca después del secado. Por otro lado, la semilla de la remolacha azucarera, con bordes afilados por naturaleza, aún tiene que pulirse y pildorarse antes de obtener la "píldora" redonda, lo que permite la siembra de semillas únicas.

Inspección de calidad
A lo largo del proceso de propagación, cada lote se examina una y otra vez. Se llevan a cabo controles para verificar si las semillas presentan todas las características y propiedades de calidad, como la resistencia a enfermedades o los componentes que determinan la calidad. También se determinan la germinación y la fuerza de brote de las semillas. Solo cuando la semilla se ha "puesto a prueba" y ha pasado todos los controles, se libera para la venta, se empaqueta y se envía. De esta manera, se garantizan a los agricultores unas semillas de la más alta calidad.

Embalaje y certificación
Los propios mejoradores son los que, principalmente, organizan la producción de las semillas. Sin embargo, en función del tipo de cultivo, esto puede hacerse en colaboración con varios socios agrícolas y plantas de procesamiento. Después de una serie de controles oficiales y de calidad, las semillas están listas para la venta. El embalaje y la certificación en Alemania, por ejemplo, están controlados a nivel normativo. Esto garantiza que solo las semillas certificadas con unos grados de germinación y pureza varietal elevados lleguen al mercado.

Su contacto

CONTACTO